CEO of the International Society for Technology in Education

Consejos para que las familias apoyen el aprendizaje desde casa

Consejos para que las familias apoyen el aprendizaje desde casa

Alumnos y alumnas de todo el mundo han pasado los últimos meses aprendiendo desde casa debido a la pandemia de COVID-19. Aunque algunos/as niños/as están cambiando a horarios híbridos que incluyen algo de aprendizaje en el colegio, es seguro decir que el aprendizaje en línea no va a desaparecer pronto.  

Es fundamental ayudar a los/las niños/as a tener experiencias de aprendizaje en línea positivas para su éxito presente y futuro. La buena noticia es que existen estrategias probadas para que el aprendizaje en línea e híbrido sea eficaz. Es cuestión de centrarse en algunas áreas clave: 

  • Garantizar que los profesores estén preparados con estrategias basadas en la investigación para la enseñanza en línea
  • Proporcionar al alumnado un entorno de aprendizaje eficaz
  • Crear un plan de aprendizaje significativo para cada alumno o alumna
  • Garantizar que todo el alumnado tenga coaches de aprendizaje que los apoyen

Si bien los directores de colegios y centros educativos son responsables de garantizar la preparación de los profesores, debido a la pandemia, las familias comparten ahora la responsabilidad de los demás elementos para el éxito del aprendizaje en línea.

Es importante que familias y cuidadores lo entiendan: aprender a aprender en línea es una gran tarea y deben darse cierto margen de maniobra mientras se adaptan. Las cosas pueden salirse de lo previsto. Algunas estrategias pueden no funcionar. Es lo normal cuando nos acostumbramos a una nueva capacidad.

Estos son algunos consejos para ayudar a las familias y otros cuidadores a proporcionar una experiencia de aprendizaje en línea satisfactoria.

Proporcione un entorno de aprendizaje eficaz 

En el aprendizaje presencial, ir a un centro educativo ayuda a los/las niños/as a cambiar al modo de aprendizaje. El entorno escolar proporciona un recordatorio físico de los comportamientos y normas que son importantes para un aprendizaje eficaz. Cuando se aprende en línea, es importante crear una estación de aprendizaje que ayude al alumnado a pasar del «modo casa» al «modo colegio».

Una estación de aprendizaje es un espacio fijo donde se llevan a cabo las tareas escolares, como un escritorio en un dormitorio. Este espacio debe ser cómodo, estar siempre disponible los días de clase y estar relativamente libre de distracciones. Si el espacio de un dormitorio no está disponible o no es funcional, considere la posibilidad de habilitar un lugar en otra parte de la vivienda. Un pupitre para las piernas puede convertir un sofá o una silla en una estación de aprendizaje, y los/las niños/as más pequeños pueden hacer su trabajo en un «fuerte de aprendizaje» bajo la mesa del comedor.  

Si hay más de un/una niño/a que aprende en casa, cree una estación de aprendizaje compartida, quizá en la mesa del comedor. En los espacios compartidos, considere la posibilidad de realizar ajustes como comprar unos auriculares con micrófono para bloquear el ruido, o utilizar un tríptico (como los de los proyectos de ciencias) para convertir una mesa en un espacio de aprendizaje más centrado.

Consiga la tecnología adecuada

En lo que se refiere a la tecnología en sí, ya sea la proporcionada por la escuela o un dispositivo de la familia, tenerla preparada y utilizarla eficazmente contribuirá en gran medida a garantizar una experiencia de aprendizaje en línea satisfactoria. 

Si comparte un dispositivo personal con su hijo o hija, compruebe la configuración y asegúrese de que las aplicaciones que ha instalado son adecuadas. Del mismo modo, puede establecer controles parentales en los dispositivos personales del alumnado para limitar o desactivar el acceso a determinadas aplicaciones durante la jornada escolar.   

Haga una lista de todos los sitios web que su alumnado utilizará en la escuela con sus datos de inicio de sesión. Téngalos a mano para poder consultarlos con facilidad y no tener que apresurarse cuando empiece la clase. Cuando participe en las clases con Zoom, pida a su alumnado que conecte la cámara para aumentar la participación, hacer que el tiempo de aprendizaje esté más centrado y ayudarle a participar plenamente en los debates. 

Y, cuando tenga problemas técnicos, mantenga la calma. Planificar cómo resolver los problemas técnicos es una habilidad importante.

Cree un plan de aprendizaje significativo

Una vez que haya creado un entorno de aprendizaje eficaz, es importante que el alumnado comprenda cómo será su recorrido de aprendizaje. Un horario fácil de entender puede ayudar, en particular si el alumnado tiene horarios híbridos o días A/B en los que el horario cambia cada día. Asegúrese de que el alumnado participe en la creación del horario y de que sea realista para su familia e incluya una mezcla de tiempo de aprendizaje y tiempo no estructurado. 

También es importante hacer descansos a lo largo del día para los que los/las niños/as puedan trabajar en un puzzle, dibujar o tomar un tentempié. Cuando el tiempo lo permita, asegúrese de que los/las niños/as pasen algún tiempo al aire libre para cambiar de ambiente y hacer alguna actividad física.

Y la interacción social es importante para que los/las niños/as aprendan habilidades como la gestión de conflictos y la regulación emocional. Busque formas seguras de garantizar que el alumnado establezca relaciones con sus compañeros/as, como equipos de estudio digitales o en pequeños grupos, juegos multijugador en línea como Minecraft o chats de vídeo con aplicaciones como Marco Polo, que permiten enviar mensajes de vídeo que se parecen más a una conversación que a los mensajes de texto. 

Administre el tiempo de pantalla

Cuando el colegio y el tiempo en familia tienen lugar en línea, el enfoque tradicional del tiempo frente a la pantalla puede no ser la mejor manera de enseñar límites. En lugar de centrarse en cuántos minutos pasa un/a niño/a ante la pantalla, asegúrese de que aprenda a tener un equilibrio saludable entre diversas actividades en línea y fuera de línea.  

Por ejemplo, analice la importancia de tener actividades digitales y físicas variadas; designe momentos libres de tecnología para adultos y niños/as, como comidas familiares; y evite dejar los dispositivos en las habitaciones de los/las niños/as por la noche. 

Conviértase en un coach de aprendizaje 

Mientras que los/las niños/as tienen que pasar del «modo casa» al «modo colegio», las familias y cuidadores tienen que pasar del «modo familia» al «modo coach de aprendizaje». Esto implica ayudar a su hijo/a a desarrollar buenos hábitos de aprendizaje y ayudar a eliminar cualquier barrera que impida un aprendizaje eficaz. No significa resolver todos sus problemas ni hacer el trabajo por ellos.

Gran parte de la experiencia escolar de sus hijos/as estará marcada por su ejemplo y su actitud. Si los/las niños/as escuchan comentarios despectivos sobre su profesorado o la experiencia de aprendizaje en línea, puede convertir una experiencia de aprendizaje positiva en una negativa.

Aquí tiene algunos consejos para ser un coach de aprendizaje: 

  • Utilice una lista de control visual o pegatinas para que los/las niños/as se centren en completar las tareas
  • Ayude a los/las niños/niñas a mantener el enfoque pidiéndoles que escriban sus objetivos para el día
  • Hable con los/las niños/niñas mayores sobre la eliminación de las distracciones, como los medios sociales, durante el horario escolar
  • Anime a los/las niños/as a investigar las respuestas a sus propias preguntas
  • Repase a diario con sus hijos/as haciéndoles preguntas como: ¿qué has conseguido hoy que esperabas? ¿Qué has descubierto? ¿Qué tienes que hacer hoy para que mañana te vaya bien?

El profesor/a de su hijo/a está disponible para ayudarle si tiene preguntas acerca de las aplicaciones y plataformas que usa el alumnado, qué hacer si surgen problemas tecnológicos y cómo puede dar soporte a las rutinas del aula en casa. Pero recuerde que el profesorado también tiene que hacer muchos malabarismos hoy en día. Asegúrese de reconocer sus esfuerzos y mostrar su agradecimiento. 

Por último, tenga en cuenta que forma parte de un equipo. No dude en pedir ayuda al personal del colegio, a los familiares o a otros padres/madres cuando necesite apoyo.

Más información

Encuentre más sugerencias y consejos completos para el aprendizaje en línea en «Apoyando el aprendizaje desde la casa. Una guía para padres y cuidadores», disponible en inglés y español, desde ISTE y National PTA. O bien, descargue esta infografía de referencia rápida, también disponible en inglés y español, de ISTE y Zoom.

Para obtener más consejos sobre cómo ayudar al alumnado más joven con el aprendizaje a distancia, vea estas sesiones especiales de seminario web:
Support Young Students with Remote Learning: Session 1 (Soporte a los jóvenes estudiantes con el aprendizaje a distancia: sesión 1)
Support Young Students with Remote Learning: Session 2 (Soporte a los jóvenes estudiantes con el aprendizaje a distancia: sesión 2)



Richard Culatta es el consejero delegado de la Sociedad internacional para la tecnología en la educación (ISTE).

No olvide compartir esta publicación